«Cuando escribía, me brotaba de dentro muchas veces, apenas tenía que inventarme algo o ponerme en la situación del personaje; era mi propia vida, un estado anímico que me salía a borbotones»

Ana María Matute


NOS ENCONTRAMOS EN ESTOS OTROS NIDOS VIRTUALES