Mi primer amor: Olivetti Lettera 10

Esta Olivetti Lettera 10 fue mi primer amor.

Nunca se olvida a la primera.
Nunca se olvida a «La primera».

 

¿Cómo llegó a mí?

Mi madre me cuenta que a los siete años, cuando me preguntaron que quería que me trajeran los Reyes Magos, respondí: «Quiero que me traigan una máquina de escribir. No quiero más muñecas». Entonces mis padres decidieron que para tener una máquina de escribir de juguete, mejor tener una de verdad y así fue como llegó ella a mi vida.

Mi hermana me contó hace poco que «cuando desaparecías y no te encontrábamos ni por la casa ni por el jardín, solíamos saber dónde estabas por el ruido de las teclas de la máquina de escribir» (Olivetti delatora). Escribía por la mañana y por la noche. Lamentablemente, no conservo nada de lo escrito. Hoy pagaría por releerlos.

Empecé a escribir de manera autodidacta. Con los dos dedos índice primero, luego el resto. Tomé como inspiración a Jessica Fletcher personaje ficticio de la serie Se ha escrito un crimen.

La Olivetti Lettera no se caracterizaba por la suavidad de las teclas, ni hoy en día tampoco.

Musa Jessica
Jessica Fletcher, la primera musa.

Después, llegarían a mi vida otras máquinas más modernas, las electrónicas, y cómo no…el ordenador.

No puedo determinar con precisión qué día me olvidé de ella y dejé de escribir. Por eso tampoco sé si fue la entrada en la adolescencia o que me olvidé de cuánto me gustaba escribir. Aparqué la máquina en el fondo del armario por un tiempo, muy, muy, largo.

Y pasaron uno, dos, cinco, seis…y así hasta quince años. Sí, quince, para que la escritura volviera a mi vida con la misma intensidad y emoción que cuando fui niña.

El regreso

Para el regreso de Lettera, tuvo mucho que ver mi pareja. Un día le conté mi relación con la escritura, que lamentaba haber abandonado mi sueño y que sentía que debía sacar la Olivetti del armario. Entonces ella se dedicó a buscar cintas para la máquina. Y claro que dio con ellas. Y no solo eso, sino que la empresa que las vendía envió el pack de 5 cintas junto a una caja de membrillo.

img-20160330-wa0021

¿Alguien da más?

Y desde entonces, no he parado de escribir lo que me dictan las musas.

Olivetti lettera 10
El bloqueo del escritor, las cintas y el membrillo.

Algunas historias nacen y no se desarrollan más que unas pocas páginas, otras historias descansan en mi cajón de «Mis escritos» esperando al momento adecuado para florecer y otras me poseen por completo y no puedo dejar de trabajar en ellas hasta que siento que están completas.

Escribo por el placer de hacerlo. Sin otra pretensión que plasmar en palabras lo que mi imaginación crea.

Cada escritor tiene su propia historia de amor con su máquina de escribir o con su cuadernos o incluso con archivos word. Este post ha sido mi experiencia con la Olivetti.

Para finalizar, recomiendo este buen artículo sobre máquinas de escribir y escritores del blog La Piedra de Sísifo: aquí.

Pd – Gracias, señor Camillo Olivetti .

8 Comentarios

  1. ¡Hola! Quería saber si puedes indicarme dónde conseguiste la cinta para la máquina, ya que me acabo de comprar una (la misma que tienes) y necesito cintas; he visto en varias webs, pero quiero saber si conoces alguna donde esté a buen precio.
    Muchas gracias.

    Me gusta

  2. Tu máquina de escribir me produce la misma ternura que mis novelas favoritas en papel: huelen a historia y a tiempos donde todas las posibilidades estaban por llegar. Ver aquí escrito ese homenaje me hace pensar que seguimos con todas las posibilidades abiertas. ¡Precioso y tierno artículo! ¡Enhorabuena!

    Le gusta a 1 persona

  3. Hola! He heredado de mi abuelo esta máquina de escribir tan chula. Me han dado unas ganas de escribir…pero es imposible encontrar la tinta después de semanas buscando.. Sabes de algún sitio? Mil gracias de antemano.
    Saludos

    Me gusta

    1. Hola Pablo, qué bonito recuerdo de tu abuelos. Las tintas me las regalaron hace 7 años. Las encontraron en la página web ofitor[punto]es
      No sé si seguirán teniendo cintas disponibles pero quizás escribiéndoles y explicándoles tu modelo de máquina…
      Espero haberte ayudado y ojalá puedas encontrar y disfrutar de la escritura en máquina. A veces en tiendas de material de oficina conservan stocks de material antiguo, podría ser otra opción (así encontré yo material para otra máquina que tengo, una Underwood). Un abrazo y mucha suerte!

      Me gusta

      1. Mil gracias por tu respuesta! Después de muchas negativas, justo después de leer tu mensaje, he recibido un correo en el que me dicen que tienen stock! Hasta que no lo vea no me lo creo…. probaré suerte con el sitio que me indicas también. Estoy deseando enviarle a mi madre una carta escrita con esa máquina, sería algo muy emotivo para ella.
        Gracias de nuevo. Un abrazo!

        Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.