El crimen de Orcival – Émile Gaboriau

Título: EL CRIMEN DE ORCIVAL (Edición 1889)

Autor: Émile Gaboriau

Editorial: El Cosmos Editorial, Madrid

 Traducción: Joaquina García Balmaseda

554 páginas  · Tapa dura

Sinopsis 

Se ha cometido un asesinato en los terrenos del Castillo de Valfeuillu, propiedad del conde de Trémorel. Dos cazadores furtivos han encontrado el cadáver de su esposa Berthe sumergido en un cañaveral. Mientras la policía local de Orcival está convencida de haber encontrado a los culpables y da por concluida su línea de investigación, llega un policía especial de la Sûreté de París, el inspector Lecoq, que se hace cargo del caso. El astuto detective inicia su propia investigación —caracterizada por el constante uso del método deductivo— recolectando pruebas, estudiando exhaustivamente el escenario y las posibles circunstancias del crimen, entrevistando a los testigos y analizando los posibles móviles de los sospechosos.

Mi opinión 

El crimen de Orcival es la joya literaria de nuestra casa y no porque sea una pequeña obra de arte sino por el valor sentimental que tiene para mí. El ejemplar que he leído perteneció a mi bisabuelo materno, Miquel, aficionado a la lectura en una época en la que en España abundaba el analfabetismo. Mi bisabuelo trató de inculcar su afición a su nieta, mi madre, y en cada visita que ella le hacía, él le pedía que le leyera una página o dos de El crimen de Orcival. Mi bisabuelo regaló a mi madre este libro poco antes de morir.

El ejemplar de tapa dura, hojas ocres y llenas de polvo estuvo siempre en la librería del salón de la casa de mis padres. Hasta que el pasado mes de noviembre sentí que debía leerlo. Cuál fue mi sorpresa al encontrar una historia que me enganchó desde la primera página hasta la última y que se ha convertido en una de mis mejores lecturas del año.

20151115_140246

A una novela de suspense le exijo que me implique como lectora en la intriga que me cuenta. Partamos de esa base. No soporto leer una novela de misterio que no me sorprenda, que me haga sentir que pierdo el tiempo o cuyos personajes no me creo, ni tampoco sus diálogos.

Nada de esto ha sucedido aquí. Se me prometía una novela de suspense y he tenido intriga, métodos deductivos de investigación, humor, romance y hasta denuncia social.

El crimen de Orcival es la primera novela policial en la literatura (incluso anterior a las aventuras de Sherlock Holmes de A. Conan Doyle). Y por encima de todo, destaca un personaje plagado de matices como es el peculiar, astuto y vanidoso Inspector Lecoq.

Es una novela muy sencilla, con mucho diálogo, y con las descripciones justas y necesarias. La prosa es muy clara y directa (sin abusar de tecnicismos ni florituras). La gran ambientación de la época, unos personajes potentes y una trama que mantiene el interés a lo largo de toda la narración suponen un regalo para el lector. El autor regala giros inesperados de forma muy ordenada por lo que no hay riesgo de perderse. Además encontramos un sutil sentido del humor que nos hace este “viaje” más entretenido.

Personajes

Para dibujar al excéntrico Lecoq, Gaboriau se inspiró en Vidocq, criminal redimido que se convirtió en el primer detective de la historia y en todo un mito en Francia, además de una referencia para el nacimiento del género policial. Uno de los puntos fuertes de un personaje como Lecoq es que fija su atención en los detalles más insignificantes y en la forma tan simple cómo lo hace. Es una novela deductiva y que te demuestra que a veces una observación adecuada y una investigación hipotética-deductiva pueden aportar más que toda la tecnología del CSI.

Si bien el Inspector Lecoq se lleva todo el protagonismo, no se pueden obviar los otros personajes de la novela, cada uno perfectamente dibujado por el autor tanto en descripciones físicas como psicológicas. El matrimonio protagonista de la novela: el conde y la condesa de Trémorel, cuyas personalidades e intereses se desarrollan a lo largo de la segunda parte de la novela. A ellos se unen otros personajes igual de interesantes como Clément Sauvresy, el padre Plantat, Jenny Fancy, el alcalde Mr Courtois y el doctor Gendron.

***

Un diez como novela y una de las lecturas que siempre recomendaré a quien quiera disfrutar de una buena novela de intriga.

 



 

El autor

Emile Gaboriau
Emile Gaboriau

Émile Gaboriau (1832-1873) reconocidísimo escritor francés considerado uno de los padres de la novela de detectives. Su personaje, el investigador Lecoq, es el primer policía profesional de la literatura.

En su primera novela policíaca, «El caso Lerouge» (1866), Gaboriau introdujo un detective aficionado, Tabaret, que se convirtió en mentor de un joven policía, el inspector Lecoq. En su siguiente novela, «El crimen de Orcival» (1866)  es el propio Lecoq quien se convierte en protagonista indiscutible de la misma y se hace cargo de la investigación.

Le siguieron «El dossier 113» (1867), «Los esclavos de París» (1867-1868) en dos tomos: «El chantaje» y «El secreto de la casa Champdoce», y «Monsieur Lecoq» (1868-1869) en dos tomos: «La investigación» y «En el honor del Nombre»

Nota: Actualmente, la Editorial dÉpoca es la única que lo edita en español.

Portada ejemplar de Editorial dÉpoca

Portada de Editorial dÉpoca

Anuncios

Un comentario sobre “El crimen de Orcival – Émile Gaboriau

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s