Cómo recuperar un manuscrito no premiado y no morir (de la risa)

Ulises emprendió una odisea para llegar a Ítaca. Yo la sufrí por igual, para recuperar mis manuscritos que participaron el I Premi de Narrativa Breu Joan Rosselló de Son Fortesa 2016. Para Ulises, las trabas fueron los caprichos de los dioses y en mi caso, los caprichos de la mala organización de un certamen literario.

He aquí mi odisea.

Participar en un certamen literario que organiza tu municipio…

…que cuando entregas tus manuscritos en las oficinas del ayuntamiento, no te den justificante de entrega. (Poco serio) 

…que no aparezca publicado en ningún medio de comunicación el fallo del jurado. Lo cual te obliga a haber acudido al acto de entrega o bien a informarte vía facebook o twitter para saber quién ha ganado o saber algo acerca del concurso. (Poco profesional) 

…Que tu manuscrito no resulte premiado y ante la ausencia de información, día 25 de agosto decidas comunicarte con el ayuntamiento usando el formulario de su página web y preguntar qué va a pasar con las copias no premiadas (pues en las bases del certamen no figura nada al respecto).

…Que no te respondan y 6 días más tarde (31 de agosto) vuelvas a enviar un mensaje utilizando el formulario de su página web y un mensaje privado vía facebook a su perfil. (Sin palabras)

…Que te llame la mismísima alcaldesa, 10 minutos después de escribir ese mensaje privado en facebook, para decirte que leyeron tu email día 25 pero que el cúmulo de emails durante las vacaciones les ha impedido responderte antes. Que te reconozca que hubo un error en la publicación de las bases del concurso y que puedes pasar a recoger los manuscritos, pero que solo podrás recoger dos de las tres copias puesto que en una de ellas “hay anotaciones de un miembro del jurado y éste no te lo podemos devolver”. Sobreponerte al argumento e insistir en que te deben entregar las tres por ser un manuscrito no premiado sobre el cual no tienen derecho alguno. Obtener como respuesta que con dos ya tienes suficiente. (Estupor y temblores)

..que recibas un mensaje privado vía facebook desde el perfil del Ayuntamiento, el viernes 1 de septiembre, diciéndote que no encuentran los dos mensajes que escribiste usando el formulario de su página web pero que puedes pasar a recoger los manuscritos. Cuando les preguntas que cómo puede ser que no se hayan recibido los dos mensajes a través del formulario de la web del ayuntamiento si la alcaldesa te llamó y te dijo que habían leído esos mensajes y además, de no haberlos recibido, la alcaldesa nunca hubiera podido llamarte pues en el formulario indiqué mi nº de teléfono; y que te respondan al cabo de 5 horas que todo ha sido un error por su parte, que todo está arreglado. (Me parto de risa)

..que acudas a las oficinas del Ayuntamiento el sábado 2 de septiembre a recoger las copias y que no entreguen un justificante de recogida. Que reclames la tercera copia y que las dos funcionarias -visiblemente nerviosas –  te respondan que no te la pueden devolver porque el “ayuntamiento siempre se queda una copia de todo documento que entra en las oficinas”. Cuando les digo que no les autorizo a que tengan copia. Me dicen que me responderán por email sobre todo el asunto. (Me troncho)

Mi parte favorita:

…Que puedas observar que las dos copias que te han devuelto están pulcras, impolutas, sin signo alguno de manipulación y que todo indica que al menos dos de los tres miembros del jurado no han podido leérselas. Ni el CSI podría encontrar una huella dactilar que no fuera la mía en esos manuscritos.

…Que te envíen un email al cabo de 6 días para decirte que pases a recoger el original que te queda pendiente y que cuando lo recuperas (10 de septiembre) puedes ver:

1-Que lo han desgrapado y vuelto a grapar, de un manera burda con lo que no te queda otra opción que pensar que se han hecho copias (ver foto). Ni se han molestado en usar una grapa cobreada como las que usé para entregarlas.

2-Ver la anotación a lápiz del miembro del jurado que tan celosamente querían proteger y que ha sido mal borrada:

“El relat que jo voldria escriure. Una casa amb ànima”.

“El relato que yo querría escribir. Una casa con alma”

Y finalmente consiguen que llore de la risa.

Lo dicho. Toda una odisea.

Ya les dejé claro que no podían fotocopiarlo y aún así es evidente que lo hicieron. (Qué triste es no poder confiar en tu ayuntamiento).

Mi fe ciega en el ser humano quiere pensar que esas palabras del jurado son un cumplido y como tengo tendencia a quedarme con lo positivo, así voy a dejar todo este asunto. Pero todo aquel que tiene conocimiento de esta historia, me dice lo mismo resumido en una frase: “¿Y si te lo plagian?”.

Desde aquí quisiera decir a los organizadores del certamen que ha sido toda una experiencia con la que he aprendido y me he reído mucho. Espero que mejoréis la organización del certamen en siguientes entregas.

Todo en esta vida es mejor tomárselo con humor. Pese a todas las irregularidades y situaciones sin pies ni cabeza que he vivido por recuperar mi manuscrito no premiado, quiero confiar en que ese miembro del jurado no se base, ni inspire ni plagie mi relato pues diría muy poco de su capacidad de creación literaria y mucho sobre su falta de talento. Además, me vería obligada a emprender acciones legales para defender los derechos de exclusividad que la propiedad intelectual me otorga sobre mi obra (registrada, por cierto) que para eso alguna ventaja debo tener al trabajar en un despacho de abogados.

Creo en el juego limpio. Vaya por delante que la ganadora del certamen probablemente se lo merezca. Destaco “probablemente” dada la falta de información en todo momento en lo referente al certamen y a los motivos del fallo del jurado. Ni una nota de prensa, ni ninguna publicación en la web del ayuntamiento.

 A día de hoy, de no ser porque me interesé en saber qué pasaba con los manuscritos no premiados, no hay ninguna mención por parte del ayuntamiento. ¿Nadie más ha reclamado sus manuscritos? Sería terrible pensar que soy la única que se ha interesado por recuperarlos. Aunque me alivia que nadie más haya tenido que vivir esta odisea.

¿Por qué quiere un ayuntamiento conservar una copia de un manuscrito no premiado?, ¿lo usarán de posavasos?, ¿de lectura de sala de espera?, ¿por qué tanto interés en no querer devolverme esa copia con un piropo del jurado en la portada?

Aunque experiencias así pueden hacer que uno pierda la fe en la honestidad de los certámenes literarios, aún quedamos algunos ingenuos que creemos que la política y la literatura no se corrompen. 

Anuncios

2 comentarios sobre “Cómo recuperar un manuscrito no premiado y no morir (de la risa)

  1. Madre de dios…. Así me he quedado al leer tu odisea! En fin… la verdad es que es admirable que te lo tomes todo con tantísima filosofía, porque alguna otra habría prendido en llamas el ayuntamiento, to be honest.

    En fin, ¿qué más decir al respecto? Yo siempre registro los manuscritos de mis novelas antes de enviarlos a certámenes/editoriales. Cuesta un poquillo de dinero pero no tanto como para no poder permitírmelo con mi presupuesto magro de estudiante. Porque, al fin y al cabo, las historias (sean malas o buenas) han salido de mi cabeza.

    Con los relatos cortos la verdad es que nunca lo he hecho (debe de ser que, como en las novelas invierto considerablemente más tiempo, pues me daría mucha más rabia que me reventaran el trabajo). Pero, tal y como están las cosas, creo que todos deberíamos considerarlo… De hecho, hay sitios como ‘safe creative’ y ‘creative commons’ donde puedes registrar tus obras gratis. Para que al menos se sepa que tú eres la autora, oye.

    Estoy escuchando un audiobook de Elizabeth Gilbert (la autora de ‘Come, Reza y Ama’) que se llama ‘Big Magic.’ Una de las cosas que decía es que las ideas ‘flotan por ahí’ y no son de nadie, bueno, son solo del primero que corre a registrarlas. ¿No te ha pasado alguna vez que tienes una idea buenísimas y de repente sacan una peli/libro que toca más o menos el mismo tema? Según Ms Gilbert es porque las ideas danzan por el universo y todos tenemos acceso a ellas. Te lo puedes creer (o no) pero otra primera regla de negocios (ahora recuerdo un cursillo empresarial que hice hace unos meses, de estos de ‘monta tu propia empresa 2.0) es corre a registrar tu idea tan pronto la tengas antes de alguien se te adelante.

    Pues eso. ¡Y a ver si me puedo leer algo tuyo un día de estos… ! 🙂

    Me gusta

    1. Hola Inés, gracias por pasarte por aquí y comentar. Lo cierto es que al principio pensé en no hacer nada porque me parecía que un relato pequeño como el que envié no eran “tan importante”. Si me decidí a luchar fue porque mi pareja me animó y ya lo que pasó después me confirmó que hice bien en luchar. Lo registré en SafeCreative y me decidí a publicar toda la odisea en el blog porque me pareció muy sucio que pese a mi “no hagan copias”, ellos desgraparan e hicieran copias de un manuscrito “no ganador”. Coincido con E. Gilbert en que hay ideas que flotan y son “comunes” pero como bien me aconsejas al final de tu comentario: ¡mejor registrarlo! Todo este “WritingGATE” me ha motivado a:1) para pulir el relato y decidirme a publicarlo y 2)empaparme aún más de derecho de propiedad intelectual. Un abrazo!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s