Las nieves del Kilimanjaro – Ernest Hemingway

Este cuento es considerado como uno de los mejores de Hemingway. En mi caso, puedo decir que me ha cautivado .

Sinopsis

Harry Street es un escritor que ha sido gravemente herido en un accidente de caza en África. Está postrado en su litera en el campamento establecido cerca de las laderas del monte Kilimanjaro. Su mujer Helen cuida de él mientras esperan la llegada de ayuda.  En sus delirios febriles recuerda su pasado y se hace reproches por haber antepuesto una vida llena de comodidades a su  trabajo como escritor, considerándose un fracasado.

Autor: Ernest Hemingway

 

hemingway

(Ernest Miller Hemingway; Oak Park, 1899 – Ketchum, 1961) Narrador estadounidense cuya obra, considerada ya clásica en la literatura del siglo XX, ha ejercido una notable influencia tanto por la sobriedad de su estilo como por los elementos trágicos y el retrato de una época que representa. Recibió el premio Nobel de literatura en 1954.

Tras participar en la primera Guerra Mundial, regresó a Estados Unidos y retomó el periodismo hasta que se trasladó a París, donde alternó con las vanguardias y conoció a E. Pound, Pablo Picasso, F. Scott Fitzgerald, Dos Passos, Steinbeck, W. Faulkner, James Joyce y Gertrude Stein, entre otros. Formó junto a todos ellos parte de la llamada Generación Perdida. Participó en la Guerra Civil Española y en la Segunda Guerra Mundial como corresponsal, experiencias que luego incorporaría a sus relatos y novelas.

Entre sus cuentos se encuentran La breve vida feliz de Francis Macomber, Las nieves del Kilimanjaro, Colinas como elefantes blancos, Un gato bajo la lluvia y muchos más. Algunas de sus novelas son  Fiesta (1926); Adiós a las armas (1929); Tener y no tener (1937); Por quién doblan las campanas (1940) y El viejo y el mar (1952).

Hacia el final de una vida aventurera, cansado y enfermo, se suicidó, disparándose con una escopeta de caza.

La mayor parte de su obra plantea a un héroe enfrentado a la muerte y que cumple una suerte de código de honor. En algunas de sus mejores historias hay un vago elemento simbólico sobre el que gira el relato, como una metáfora que se desarrolla en el plano de la realidad. Sus relatos influyeron en grandes narradores posteriores.

Mis impresiones

“Desde que empezó a expresar lo contrario de lo que sentía, sus mentiras le procuraron más éxitos con las mujeres que cuando les decía la verdad. Y lo grave no eran sólo las mentiras, sino el hecho de que ya no quedaba ninguna verdad para contar”.

Este cuento comienza con un diálogo entre el protagonista, Harry, y su esposa, Helen. Ambos están en Tanzania, a los pies del Kilimanjaro. Como consecuencia de una imprudencia, Harry queda malherido en la pierna y ésta, infectada, ha empezado a gangrenarse. Durante la convalecencia hace un repaso a su vida, sus romances, sus sueños no cumplidos y en definitiva, a todo aquello que pudo haber sido y que ya es difícil que pueda cumplirse.

El protagonista, Harry Street, es un escritor, egoísta y egocéntrico, que no ve más allá de él y sus remordimientos.

Su mujer, que le acompaña a lo largo de su agonía, es abnegada y mantiene la esperanza de que su marido se curará. Ella representa el confort económico, la vida sin complicaciones de una clase social alta y frívola, a la que por cierto, Harry desprecia. Además, es quien mantiene económicamente a su marido. Resulta obvio, desde las primeras palabras que intercambian, el desprecio y crueldad con la que Harry trata a su esposa. Ya no la ama pero no puede separarse de ella, la necesita.

10559-b
Versión cinematográfica 1952

Me ha gustado la estructura del relato, intercalando diálogos y narración con flashbacks. El lenguaje de Hemingway es claro y conciso, lo cual hace la lectura muy ágil.

Ya no escribiría nunca las cosas que había dejado para cuando tuviera la experiencia suficiente para escribirlas. Y tampoco vería su fracaso al tratar de hacerlo. Quizá fuesen cosas que uno nunca puede escribir, y por eso las va postergando una y otra vez. Pero ahora no podría saberlo, en realidad.

Harry vive aferrado al pasado, a los remordimientos de “lo que pude hacer y no hice”. Hemingway nos regala un nuevo concepto: la grasa espiritual. Confieso que me gusta mucho más que la archiconocida “zona de confort”.

Pero luego se dio cuenta de que no podía llevar a cabo tal empresa, pues cada día que pasaba sin escribir, rodeado de comodidades y siendo lo que despreciaba, embotaba su habilidad y reblandecía su voluntad de trabajo, de modo que, finalmente, no hizo absolutamente nada.  […] 

No pasaban penurias, pero tampoco podían permitirse lujos, y él pensó que podría volver a vivir así, de algún modo que le permitiese eliminar la grasa de su espíritu, igual que los boxeadores que van a trabajar y entrenarse a las montañas para quemar la grasa de su cuerpo.

¿No os parece un concepto mucho más claro y gráfico? La grasa nos dificulta el movimiento, nos enquilosa. Y Harry tiene mucha grasa espiritual y no hay manera de quitársela y ha necesitado estar herido de muerte para darse cuenta de lo mucho que ha perdido por entregarse a la “buena vida” y abandonar sus planes de escritura.

No puedo dejar de comentar, la belleza del principio del relato, de su íncipit, que tan solo es superable por el poético final. Ciertamente, la muerte, el fin que se acerca, nos da otra perspectiva de las cosas.

El cuento está plagado de símbolos: los aullidos de la hiena, los buitres volando sobre el campamento en el que descansa Harry, la cima del Kilimanjaro…

Sobre todo, hay silencios muy significativos. Este cuento es un claro ejemplo de la “Teoría del iceberg” de la que Hemingway hacía gala en sus escritos y que consiste en que todo relato debe reflejar tan sólo una parte pequeña de la historia, dejando el resto a la lectura e interpretación del lector, sin evidenciar el verdadero fondo, tal y como sucede con un iceberg.

El Kilimanjaro es una montaña cubierta de nieve de 5895 metros de altura, y dicen que es la más alta de África. Su nombre es, en masai, «Ngáje Ngái», «la Casa de Dios». Cerca de la cima se encuentra el esqueleto seco y helado de un leopardo, y nadie ha podido explicarse nunca qué estaba buscando el leopardo por aquellas alturas. 

 

Te gustará si…

…. buscas una lectura profunda que se lee con fluidez sobre la fugacidad del tiempo con un bello escenario como Tanzania y con la muerte acechando párrafo a párrafo.

El señor Hemingway aparte de escribir muy bien, sabe cómo mantener la atención del lector de principio a fin. Aunque se puede leer en una tarde, creo que es una lectura para saborearla.

mount-kilimanjaro
©Foto de Kevin Smith

 

*Imágenes de la versión cinematográfica de 1952 protagonizada por Gregory Peck y Susan Hayward. 

 

 

Anuncios

Un comentario sobre “Las nieves del Kilimanjaro – Ernest Hemingway

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s