Primeras líneas de…La dama de las camelias

IMG_20170618_090642

Los personajes de esta historia son auténticamente reales. Existen en París testigos de la mayoría de los hechos que a mí me han servido para urdir este relato. Ellos podrían confirmarlo de manera fehaciente si al lector no le fuese suficiente mi propio testimonio.

Por una circunstancia particular, solo yo hubiera podido narrar esta historia, pues únicamente yo he sido el confidente de los últimos detalles reales de la misma sin los cuales hubiera sido imposible ofrecérsela al lector, no sólo revestida de interés, sino de un modo completo.

Los detalles me fueron aportados de la siguiente forma. El 12 de marzo de 1847, leí en la calle Laffitte un gran cartel amarillo anunciando una venta de muebles y exquisitas curiosidades. Esta venta se había celebrado después de un fallecimiento. El cartel no nombraba a la persona muerta, pero la venta debía hacerse en la calle Antín, número 9, el día 16, a las cinco de la tarde.”

La dama de las camelias, Alejandro Dumas (hijo), (1848)

Ediciones Rodegar, 1964

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s