Primeras líneas de…Sólo para mujeres

Mira estaba escondida en el lavabo de señoras. Así lo llamaba, aunque alguien había tachado la palabra “señoras” del rótulo de la puerta y escrito debajo “mujeres”. Así lo denominaba por costumbre, por treinta y ocho años de costumbre, y hasta que reparó en la tachadura jamás había pensado en ello. Consideraba que “Lavabo de señoras” era un eufemismo y, en principio, le desagradaban los eufemismos. Sin embargo, también detestaba lo que denominaba vulgaridad y nunca en la vida había pronunciado la palabra “mierda”, ni siquiera cuando se ocupaba de ella. Pero allí estaba, a sus treinta y ocho años, agazapada en la seguridad de un lavabo del sótano de Sever Hall, mirando o, mejor dicho, observando esa palabra y otras del mismo género garabateadas en la puerta y las paredes esmaltadas de gris. 

Solo para mujeres, Marilyn French

Editorial Debolsillo | Traducción de Iris Martínez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s