Charlotte – David Foenkinos

IMG_20171216_152654

 

Charlotte | David Foenkinos | Edicions 62 | Páginas 224

 

“Debe vivir para crear.

Pintar para no enloquecer.

Volviendo a casa, respira profundamente.

Aquel día, nace su obra ¿Vida? ¿o teatro?

[…] Para sobrevivir, debe dibujar su propia historia.

Es la única salida.

Se lo repite una y otra vez.”

 

Sinopsis

Charlotte Salomon, pintora alemana de origen judío, deja Berlín tras una infancia marcada por una tragedia familiar y una relación amorosa que dejará en ella una huella definitiva, y pone rumbo a Francia huyendo de los nazis. En el sur de Francia le esperan sus abuelos, quienes custodian un secreto que Charlotte no puede conocer. Allí comienza a componer su fascinante autobiografía a través de una obra única.

La historia de un destino trágico. La búsqueda de un escritor fascinado por una artista.

Autor – David Foenkinos

(París, 1974). Licenciado en letras por la Universidad de la Sorbona, recibió también una sólida formación como músico de jazz. Entre sus novelas acogidas con entusiasmo por los lectores y la crítica en todo el mundo, destacan El potencial erótico de mi mujer (Premio Roger-Nimier 2004), Estoy mucho mejor (2013) y, sobre todo, La delicadeza (2009).  Finalista de prestigiosos premios literarios en Francia, como el Goncourt, el Renaudot, el Médicis, el Fémina o el Interallié.

Mis impresiones

Otro de los regalos del Club de lectura: me ha permitido conocer a un autor y a la pintora Charlotte Salomon.

Charlotte es una de esas novelas que consideras un regalo, por la historia que se explica y por la manera tan brillante como conmovedora de explicarlo. La fuerza de este relato recae en que se basa en hechos reales ( la biografía de la pintora Charlotte Salomon) y en el estilo de Foenkinos, quien por cierto, tardó 8 años en escribir esta novela y demuestra que el fuego lento es el mejor aliado a la hora de construir grandes relatos.

El origen de esta novela es la fascinación de Foenkinos con la obra de Salomon cuando por casualidad asiste a una exposición de la pintora. Tal es el impacto que la pintura de Salomon causa en Foenkinos, que éste emprende una investigación sobre la pintora.  Como homenaje a Charlotte, nos regala esta novela.

“No es una biografía clásica, es emocional. Quería contar también la historia de mi fascinación hacía una artista que descubrí en una exposición en París” siete décadas después de muerta.” David Foenkinos.

A estas alturas, ya parece que pocas novelas que hablen de la Segunda Guerra Mundial puedan sorprendernos, pero Foenkinos lo logra con un estilo muy particular. Lo primero que llama la atención es que está escrita de forma nada convencional. Frases cortas, muy bellas, muy emotivas, muy poderosas. Un poema de verso libre, que casi se asemeja a un salmo. Eso hace que su lectura sea fluida pero a su vez, profunda. El estilo de Foenkinos nos invita a saborear su lectura, a reflexionar sobre lo que nos cuenta.  Según cuenta el autor, esas frases cortas le permitían respirar entre tanta tragedia. Delicada y elegante, esa es la forma del autor para narrar un relato que angustia al lector, en el que sobrevuela la muerte, siempre al acecho en la historia familiar de los Salomon.

Además, se añade el plus de diario de investigación del autor sobre la vida de Charlotte. Así, Foenkinos comparte con el lector las impresiones que causaban en él visitar los lugares en los que vivió Charlotte, las entrevistas con personas que la trataron y todo lo que él va descubriendo con esa mirada fascinada de un obsesivo admirador.

La novela retrata la trágica vida de la pintora alemana Charlotte Salomon que murió en Auschwitz  en 1943, a los 26 años y embarazada.

Charlotte

Charlotte nació en Alemania en el seno de una familia judía acomodada. Cuando Charlotte tiene 9 años, su madre se suicida. Las verdaderas causas de la muerte de su madre son ocultadas a Charlotte. El secreto se enquista en la familia de manera terrible.

¿Cuáles son los primeros recuerdos de Charlotte?

¿Olores o colores?

Lo más probable es que sean notas.

Las melodías que le cantaba su madre.

Al cabo de unos años, su padre rehace su vida con la cantante lírica Paula Lindberg quien la introduce en el mundo de las artes. Charlotte se revela en su juventud como una pintora excepcional y que logra ser la única alumna catalogada como “100% judía” en entrar en  la Escuela Nacional de la Academia de las Bellas Artes gracias a la intervención y apoyo de un profesor (recordemos que Hitler no lo logró). Su pintura está llena de fuerza y expresión, muy colorista, moderna y detallada.

Conoceremos su romance con el profesor de canto judío Alfred Wolfsohn, su relación con su padre a quien estaba muy unida. También conoceremos sus decepciones amorosas, sus inquietudes, sus temores. El auge del nazismo provoca su exilio a Francia. Allí se instala en la Costa Azul junto a sus abuelos maternos, donde vivirá hasta que es detenida y deportada en 1942, para morir asesinada en Auschwitz en una cámara de gas.

 

 

 

La obra de Charlotte se encuentra actualmente en el Museo Histórico judío de Amsterdam y año tras año, va acumulando seguidores.

charlotte-salomon-works-source
¿Vida? o ¿Teatro? de Charlotte Salomon

 

¿Vida? ¿o Teatro?

Entre 1940-42, acorralada por la persecución nazi y recién descubierto las causas reales del fallecimiento de su madre, Charlotte decide crear su obra ¿Vida? o ¿Teatro? con el objetivo de escapar a una profunda crisis personal. Encerrada en una habitación, pintó sin parar para sobrevivir al funesto destino que parecía no querer apiadarse de ella.  Pinta más de 1000 gouaches y selecciona unos 769. En ellos narra su infancia en Berlín; su único y gran amor por Alfred Wolfsohn; el auge del nazismo; sus opiniones acerca del arte; su exilio en Francia. Un ejercicio de expresión personal honesto y arrollador. La obra es difícil de clasificar, combina poesía, teatro, pintura. Cuando lo termina, entrega el cuaderno a uno de sus protectores y amigo, el doctor Moridis y le dice “Es toda mi vida“. Unas palabras que el doctor no olvidará jamás.

“He sido todos los personajes de mi pieza. He aprendido a seguir todos los caminos. Es así como me he convertido en mí misma.” 

En el verano de 1942, Charlotte es delatada a los nazis por un colaborador francés. En ese momento Charlotte está embarazada de cinco meses y acaba de casarse con Alexander Nagle un austríaco convertido al judaísmo, que también es detenido. Charlotte morirá en Auschwitz en octubre. Alexander lo hará unos meses después.

 

Uno de los temas que se plantean en la novela es el suicidio, un tema que es difícil de abordar y que a día de hoy sigue silenciándose. La historia familiar de Charlotte está plagada de suicidios “sombras que se posan en sus ojos”, sobre todo en las mujeres. Unido a estas terribles tragedias, siempre va el silencio. La familia cohabita con el temor a que esa sombra se pose en alguno de sus miembros y el tabú a hablar sobre ello (por vergüenza y por la inevitable impotencia para afrontar la decisión tan trágica de un familiar) no hacen más que envenenar la historia familiar.

Algo en ella se va refrenando.

Seguramente se le ha infiltrado la melancolía en el cuerpo.

Una melancolía devastadora, de la que no se regresa.

La dicha se convierte en una isla en el pasado, inaccesible

La manera de abordarlo por parte del autor, es sumamente delicada, respetuosa e incluso diría poética. No mira hacia otro lado. Expone la realidad. Es difícil que el lector no se remueva al leer esta profunda labor de investigación sobre el pasado familiar de la pintora. Un pasado con inclinaciones hacia la autodestrucción y al que Charlotte desafía con un aullido de resistencia, de lucha por la supervivencia.

Otro tema es el poder del arte como herramienta sanadora y salvadora. La pintura libera a Charlotte. Se volcó en ella para curar sus heridas, su falta de arraigo, sus miedos familiares, sus esperanzas rotas, su soledad, para superar el horror personal que estaba viviendo y logró alcanzar un cierto equilibrio personal.  En este sentido, es inevitable compararla con Némirovsky y cómo aullaba en la escritura la angustia por la persecución a los judíos y las deportaciones tanto en Los perros y los lobos y Suite Francesa.

 Con el éxito de esta novela, publicada en 2014, Foenkinos logró recuperar la atención en la figura de Charlotte y Francia decidió homenajearla colocando placas en los lugares en los que vivió.

Conclusiones

Charlotte es una novela sobre la vida, la esperanza y la creación artística. Es una lectura sencilla pero profunda, frágil pero con fortaleza. Escrita con un estilo elegante, impecable y emotivo que nos produce fascinación por la figura de Charlotte Salomon. David ha construido un himno bello y trágico, como la vida.

Obliga a digerirla poco a poco y ayuda a sumar admiradores a la obra de Charlotte y su grito por resistir. Absolutamente recomendable.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.