Olive Kitteridge – Elizabeth Strout

olive_kitteridge

Olive Kitteridge | Elizabeth Strout |El Aleph | 328 pgs | Traductora: Rosa Pérez Pérez

 

 “Porque, ¿quién podría soportar verse así, como un hombre desalentado por la buena suerte de los demás? No, eso es absurdo” 

 

Sinopsis

Olive Kitteridge es una maestra retirada que vive en un pequeño lugar de Maine, en Nueva Inglaterra. A veces dura, otras paciente, a veces lúcida, otras abnegadamente ciega, Olive Kitteridge lamenta las transformaciones que han agitado el pequeño pueblo de Crosby y la deriva catastrófica que va tomando el mundo entero, pero no siempre se da cuenta de los cambios menos perceptibles que afectan a las personas más cercanas: la desesperación de un alumno que ha perdido las ganas de vivir; la soledad de su propio hijo, que se siente tiranizado por los caprichos irracionales de Olive; y la presencia de su marido, Henry, que vive su fidelidad conyugal como una maldita bendición. Mientras la gente del lugar va afrontando sus problemas, sean leves o graves, Olive Kitteridge va tomando su conciencia de sí misma y de las personas que la rodean, muchas veces dolorosamente, pero siempre con una honestidad entrañable.

Autora – Elizabeth Strout

20140330_77901.xml-Boghosian_Strout6

Elizabeth Strout nació en Portland (Maine) en 1956 y  se ha consagrado en su país con su obra Olive Kitteridge (Premio Pulitzer 2009).  Otras de sus obras son Amy e Isabelle (1998), Me llamo Lucy Barton (2016), Todo es posible (2017)

Ha sido profesora de escritura creativa en la Universidad Queens de Charlotte, Carolina del Norte.

Mis impresiones

Este es un libro de cuentos sobre gente común. 

Esta recopilación de trece cuentos se aúna bajo el nombre de uno los personajes más carismáticos que he leído últimamente: Olive Kitteridge. Se trata de una novela coral, en la que conocemos las vidas de diferentes personas del pueblo estadounidense de Crosby, con un hilo conductor que es la esencia y el acierto de este libro: la propia Olive.

Los trece cuentos contienen pocos diálogos, la acción justa y algunas reflexiones. Eso puede dar la impresión de que es una novela “lenta” y aburrida, pero no es así en absoluto. Es una novela original, y su lectura es amena, a ratos punzante, y muchos otros tiene un aire melancólico, triste… Además de todo ello, se lee con facilidad y con un buen ritmo. Su contenido tiene muchísima fuerza, no solo por los temas que aborda (el suicidio, los trastornos de alimentación, el hastío, la decepción vital, la fidelidad, el amor en todas sus fases, cómo envejecemos, la adaptación que nos exige la vida) sino por la brillantez con la que nos sirve esos temas. Una exaltación de que lo que se relata de manera simple y sencilla es extremadamente bello.

El talento narrativo de Strout hace que con pocas páginas leídas ya nos sintamos parte de esa comunidad, que parezca que nos habla del vecino que nos cruzamos cada mañana al salir de casa o el farmacéutico del barrio. Cuesta despegarse de su lectura y lo peor de Olive Kitteridge es que no podemos continuar leyendo más. Su estilo me recordó a McMullers, sobre todo por esa facilidad para explicarte algo profundo contándote una escena doméstica.

¿Y cómo es ella?

“Olive Kitteridge se había echado a llorar. Si había alguien en el pueblo que Harmon creía que jamás vería llorar, esa era Olive. Pero allí estaba, grande y con las muñecas recias, la boca temblándole, rodándole lágrimas por las mejillas.”

Olive Kitteridge es una profesora, alta y robusta. Trasmite fortaleza con su físico y también lo hace con su personalidad. Strout nos la presenta en frases muy contundentes y desde la visión de su marido, hijo y algunos vecinos y exalumnos. A veces protagoniza todo el relato y a veces aparece tan solo como personaje secundario. Es de esas personas que abanderan “yo soy así y si no te gusta, es lo que hay”, con incapacidad para pedir perdón o incluso para expresar su amor y, sobre todo, con muchas contradicciones y frustraciones vitales. De hecho, parece que tiene una inclinación a aferrarse a la infelicidad y eso la convierte en el prototipo de mujer de mediana edad amargada y que amarga. Como lectores, a ratos no entenderemos por qué se empeña en despreciar a quienes la rodean y en otros momentos, comprenderemos que no puede evitar amar o comportarse de esa manera. Creo que todos hemos conocido a una Olive Kitteridge.

A su alrededor pululan “buenas personas”: su abnegado marido Henry, su distante hijo Christopher con quien Olive mantiene una relación conflictiva; la pianista Angie O’Mara; su vecina Daisy; y otros personajes con los que tan solo bastarán unas líneas para encariñarse.

A pesar de que algunos relatos son tristes, amargos y que exponen esa crudeza de la vida, no podría decirse que sea una lectura triste. Incluso el mensaje final con el que te quedas es esperanzador. Pues aunque vivir sea raro, angustioso y difícil, lo valiente y bello es apostar por seguir caminando.

No podría quedarme con ningún relato en especial porque todos tienen ese “algo” (personaje, diálogo, frase, emoción) que los hace unos textos redondos de principio a fin. Lo único que puedo decir es que es una lectura que es fácil que atrape al instante.

“Apoyando la cabeza en la pared del pasillo, toqueteándose la falda negra, Angie se dio cuenta de que había comprendido algo demasiado tarde y que la vida debía ser eso, comprender algo cuando ya era demasiado tarde.” 

Absolutamente recomendable. Elizabeth Strout es una excelente narradora de cuentos y Olive Kitteridge un personaje inolvidable. Y digo esto sabiendo que a Olive le importaría un cuerno mi opinión.

 * El libro ha sido adaptado a una miniserie emitida por la HBO, la cual ganó seis premios Emmy en el 2015.

 

 

 

 

5 Comentarios

  1. Tengo yo un tira y afloja con esta autora bastante raruno, la verdad.
    Lo intenté con Me llamo Lucy Barton y muy mal, no estaba conectando nada y de hecho no sé si llegué a las cincuenta páginas. Me dio rabia porque no me pareció que escribiera mal, tal vez fuera la historia o el momento, no lo sé.
    El caso que cuando he leído tu entrada, pues me ha interesado bastante más la historia de Olive, también el formato en el que está escrito me llama más la atención y por supuesto y como dices al comienzo, ese nombre, Olive Kitteridge atrapa, tiene gancho y carisma, la verdad.
    Lo buscaré en la biblioteca a ver si esta vez tengo más suerte con la autora
    La reseña es impecable ^_^
    ¡Un besote!

    Le gusta a 1 persona

    1. Eibi, he leído bastante comentarios sobre que Me llamo Lucy Barton no tiene nada que ver con Olive. Y era gente que había quedado tan satisfecha con Olive K. que luego les resultaba otra “STROUT” con Lucy Barton. Me siento como tú, que no sé si intentarlo con otro de Strout o quedarme con este sabor de boca (pero siempre me puede la curiosidad). Creo que si un libro no engancha…hay que dejarlo ir. No hay porque forzarse en la lectura y además, hay tantos tantos libros interesantes que leer, ¿para qué perder el tiempo en uno que nos “cuesta”?
      GRacias por pasarte.
      Se agradecen tus palabras!
      Otro beso!

      Me gusta

  2. Ya se va a mi lista este maravilloso libro, tiene muchos elementos que me agradan comenzando por un personaje de mediana edad, personalidad fuerte y además maestra (asique es doble la alegría) Que se conozca a un personaje a través de los ojos de los demás también es un punto a favor ya que da múltiples interpretaciones, gracias por tu recomendación. Saludos 🙂

    Le gusta a 1 persona

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .