Mejillones para cenar – Birgit Vanderbeke

527d3a29cdbbfa195ee18f67d0541c23

Mejillones para cenar (Das Muschelessen)| Birgit Vanderbeke | 1990 | 112 páginas

 

Sinopsis

En una familia modelo alemana, todos esperan el regreso del padre, que ha salido en viaje de negocios. Han dispuesto un montón de mejillones, su cena preferida. Pero, a medida que las horas pasan y él no llega, se va organizando una «revuelta» que pondrá en cuestión todos los valores de la familia tradicional.

Autora – Birgit Vanderbeke

vanderbeke

Birgit Vanderbeke (Dahme, Alemania,1956) obtuvo en 1990 el premio Ingeborg Bachmann, el más prestigioso en lengua alemana, por su primera novela, Mejillones para cenar. Esta obra, y la posterior Alberta tiene un amante, han hecho que Vanderbeke sea considerada por muchos como la mejor autora germana actual.

 

Mis impresiones

Hay lecturas que refrescan tu mirada lectora, y éste es el caso de Mejillones para cenar. He disfrutado enormemente esta novela de revelaciones y de rebelaciones, un clásico de la literatura juvenil.

La rebelión de una madre y sus hijos hacia la figura paterna, revela la cortina de terror y violencia en la que viven todos.

“Aquel día había mejillones para cenar, pero eso no era ni una señal ni una coincidencia. Cierto que era algo inusual, pero está claro que no era ninguna señal, aunque más tarde alguna vez hemos dicho, aquello fue un mal agüero.” 

El juego de apariencias de la familia protagonista se derrumba cuando sucede algo “anormal” que cuestiona la rutina de sus vidas. En este caso la anomalía es que el padre de familia está tardando en llegar a casa. En la mesa, perfectamente preparados para recibir al patriarca desde las seis de la tarde: la sumisa esposa y los obedientes hijos, chico y chica. En la mesa, el plato favorito del padre: mejillones al vapor.  A partir de esa “anomalía” se desata una pequeña rebelión hacia la figura paterna. Poco a poco, el silencio deja paso a una liberación emocional por parte de todos: a través de comentarios muy directos y mediante sutiles detalles: por ejemplo, no ver las noticias en el televisor durante la cena; abrir la botella de vino reservada para ocasiones especiales… hasta culminar en confesiones a corazón abierto, mostrándose todos tal cual son.

“…porque cuando mi padre llegaba a casa todo el mundo tenía que amoldarse para
constituir lo que mi padre llamaba una familia, aunque él nunca había tenido una
familia. “

La acción transcurre durante unas horas y con el paso de los minutos/páginas, la narradora nos desvela el muro de terror, de presión, de tiranía que los envuelve a todos que no es otro que el concepto de “familia verdadera” que impone el padre con violencia, tanto verbal como física, un hombre que representa el orden, el pensamiento lógico racional.

Escrita con un lenguaje sencillo y desde la voz narradora juvenil de la hija primogénita, la tensión y el ritmo van aumentando página a página. El monólogo interior de la narradora me recordó a Merricat en  Siempre hemos vivido en el castillo de Shirley Jackson o la voz narrativa de Natalia Ginzburg. La autora refleja en las figuras de los padres los ideales de las dos Alemanias separadas por el muro: el padre bebe los ideales de la Alemania Occidental (consumista, libertad, viajes, ascenso profesional); en el otro extremo, permanece la figura materna, más austera, con nostalgia de lo que dejaron en el Este y que no termina de adaptarse a lo que se exige de ella al otro lado del muro.

La dulzura en el relato la siembra la madre. Ella se amolda al “ideal” del padre por el bien del equilibrio familiar. Se nos descubre a una mujer cariñosa, maestra de formación, emprendedora y con inclinaciones artísticas (toca el piano); pero despreciada constantemente por su marido quien se avergüenza públicamente de ella. Esto se traduce en una gran frustración para la madre que, pese a todo, no deja de creer “en la bondad del ser humano“. Por otro lado, los hijos no son más que una decepción para el padre pues no encajan en su concepto de “chica dulce” y “niño rudo”; les suele reprochar falta de iniciativa y esfuerzo para alcanzar logros.

Tal y como sucede en Rebecca, el personaje ausente (el padre) se revela como el protagonista principal, el motor de la acción, el tormento del resto de los personajes. Solo en ausencia del padre, todos se pueden sentir y comportar tal cual son.

“No sé qué habría sucedido si hubiéramos podido cenar a las seis como siempre. Es sorprendente lo que hace la gente cuando algo se sale de lo corriente”.

Birgit nos sirve los mejillones como excusa para mostrarnos una familia que convive con la violencia en el ámbito familiar; los prejuicios, el patriarcado, la protección mal entendida, el autoritarismo… No es un libro alegre, poco a poco vas descubriendo la violencia en la que están inmersos la madre y los hijos y esa atmósfera de opresión, tan bien construida por parte de la autora, también te asfixia.

Una novela sencilla, breve, con un buen ritmo y un contenido muy, muy profundo que no es otro que un examen del modelo de familia “ideal”. Una novela de la que conviene saber poco para saborearla mucho mejor y con un final tan impactante como inesperado.

 “Poco después de las siete mamá dijo, espero que no le haya pasado nada a tu padre, y yo, por pura maldad, dije, y qué si le ha pasado algo, porque de pronto me di cuenta de que mi padre era un aguafiestas y de que nos estropearía el ambiente, y de pronto deseé que no regresara jamás. Mi madre sonrió y dijo, bueno, ya veremos, y no dio la sensación de que le pareciera sorprendente o terrible que mi padre no llegara”. 

1 comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .