Pequeños cuentos misóginos – Patricia Highsmith

 

fcb2561b1d2470a543b7b036061a966415347c46

Pequeños cuentos misóginos | Patricia Highsmith | Anagrama |148 págs | Trad. Maribel de Juan  | Publicación: 2006

*Little Tales of Misogyny, 1974

Un joven le pidió a un padre la mano de su hija y la recibió en una caja; era su mano izquierda.
PADRE: Me pediste su mano y ya la tienes. Pero, en mi opinión, querías otras cosas y las tomaste.
JOVEN: ¿Qué quiere usted decir con eso?
PADRE: ¿Tú qué crees que quiero decir? No me negarás que soy más honrado que tú, porque tú cogiste algo de mi familia sin pedirlo, mientras que cuando me pediste la mano de mi hija, yo te la di.

Cuento La mano

Sinopsis

Con una misteriosa simplicidad de estilo, Highsmith convierte a los vecinos de al lado en psicópatas sádicos, encerrados entre las vallas blancas de su jardín y el césped recién cortado. En las historias oscuramente satíricas, muchas veces de hilarante mordacidad, que componen Pequeños cuentos misóginos, Highsmith trastoca nuestras nociones convencionales del carácter femenino, revelando el poder devastador de aquellas criaturas que alguna vez nos parecieron familiares -«La bailarina», «La novelista», «La ñoña»- y que se destruyen a sí mismas y a todos los hombres que las rodean.

La autora · Patricia Highsmith

Anagrama-publica-relatos-Patricia-Highsmith_1104499549_11173696_1020x575

 (1921-1995), Patricia fue una de las escritoras más originales y perturbadoras de la narrativa norteamericana y contemporánea. Autora prolífica, sobre todo en narrativa de suspense. Su vocación por la escritura fue tempranísima. Le interesaban temas relacionados con la culpa, la mentira y el crimen, que más adelante serían los temas centrales en su obra.

Son suyas las novelas El talento de Mr. Ripley, La máscara de RipleyCrímenes imaginariosEl juego del escondite, Extraños en un tren, Tras los pasos de RipleyEl hechizo de Elsie, CarolEl diario de Edith; los libros de relatos Los cadáveres exquisitosPájaros a punto de volarUna afición peligrosaPequeños cuentos misóginos y Crímenes bestiales; así como el libro de ensayos Suspense.

Highsmith escribió en su diario: «Aprendí a vivir con un odio homicida y opresivo muy temprano [en referencia a su padrastro al que odiaba]. Y aprendí a sofocar también mis emociones más positivas. Todo eso probablemente causó mi propensión a escribir sanguinarias historias de muerte y violencia» Fuente: Artículo El Periódico


Otros hombres aconsejaron a Bertrand. “Todos nos hemos divertido con ella”, le dijeron, “hasta nos la hemos llevado a la cama una o dos veces. Tú ni siquiera has conseguido eso. ¡Y ella no vale nada!” Pero Bertrand pensaba que él era diferente a los ojos de Yvonne, y aunque se daba cuenta de que su perseverancia iba más allá de lo común, consideraba que esto era una virtud.

Cuento La coqueta

Mis impresiones

Al parecer estos cuentos de Highsmith son su repuesta a quienes la tildaban de misógina, misántropa y antiamericana que le impuso la sociedad “macartista” de su país. Sea esto una “leyenda literaria” o que haya algo de verdad en la acusación, los Pequeños cuentos misóginos son claramente una respuesta a la altura de alguien como Highsmith: controvertidos y mordaces.

Empiezo por mi impresión: es una lectura que me ha incomodado por momentos pues el tono de toda la recopilación es violento y sórdido y a la vez, la he disfrutado por su ritmo, la originalidad de la propuesta y unos personajes —para qué negarlo— literariamente atractivos. Me he debatido a lo largo de toda la lectura entre el rechazo y el deseo por seguir leyendo y pocas lecturas que me hayan provocado esta sensación he leído hasta el final.  Sigo sin saber qué pretendía exactamente la autora y eso tan solo lo sabe ella: provocar, denunciar la hipocresía de la sociedad, vengarse, volcar en el papel su visión del mundo..

Se trata de 17 cuentos en los que predomina como bien indica su título la misoginia. Una misoginia que yo he entendido desde dos puntos: por un lado, las protagonistas son víctimas de la cultura misógina y la hipocresía de su entorno; y por otro, Patricia convierte a sus “protagonistas” en víctimas de sus decisiones y de su propia educación machista. Cada uno de esos cuentos está protagonizado por un estereotipo negativo de mujer: “la devorahombres”, “la sumisa”, “la suegra insoportable”, “falsa víctima de violación”, “la manipuladora”, “la mujer objeto”, “la perfeccionista”, “la niña perversa”, etc. En algunos relatos la protagonista muere, comete un delito, es víctima de otros o participa de la muerte violenta de otra persona.

A pesar de ello, se trata de una crítica mordaz, políticamente incorrecta, inteligente y divertida a la cultura machista que tanto hombres como mujeres siguen perpetuando. Highsmith se interna en la mente de hombres que rechazan a las mujeres y mujeres que rechazan la libertad de la mujer.

Su pasado es como una comida mal digerida, quizás indigerible, que se le ha quedado sentada en la boca del estómago. 

Cuento La novelista

La corta extensión de los relatos logra que el lector no se implique demasiado en la historia. Veo provocación en algunos fragmentos cuando se justifica la violencia contra la mujer debido a las características de su carácter o personalidad. “La mató porque ella le provocó”, “Se lo merecía por insoportable”, “boba por naturaleza”, etc Estas son algunas de las frases que bien podrían escucharse en los vecindarios de todas las protagonistas.

El estilo de Highsmith es conciso y directo, lo que hace que la lectura sea ágil. En los cuentos predomina el humor negro, tiñe de sordidez escenas cotidianas y sobre todo despliega su capacidad para los giros inesperados. Los cuentos fueron escritos en los años setenta y trasmiten mucho sobre la psicología de la autora, de su visión del mundo, de su concepto de la mujer y del hombre, del matrimonio, de las relaciones amorosas y de la sociedad.

Pero, ¿por qué impacta esta lectura? Creo que la respuesta puede encontrarse en que algunos relatos nos escandalizan porque reflejan lo que todavía nos rodea: violencia contra la mujer. Las cosas no han cambiado a pesar de que los relatos fueron escritos hace 40 años. Es triste y desesperanzador reconocer en el texto tu ambiente más cercano, pero esa es la realidad. Aún hay mucho trabajo por hacer.

En conclusión, una propuesta lectora original, con humor ácido y un retrato sociológico tan sórdido como crudo de la sociedad del momento que, tristemente, resulta muy actual. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.