Demasiada felicidad – Alice Munro

DEMASIADA FELICIDAD ALICE MUNRO

El relato breve o cuento es un género que narra un fragmento, un instante en la vida del personaje y que tiene el poder de marcar un antes y un después. Y ese instante lo condensa todo. Demasiada Felicidad es un valioso ejemplo de todo lo dicho anteriormente, escrito por la brillante escritora canadiendse Alice Munro.

Alice Munro

Alice Munro (1931) es una cuentista canadiense considerada como una de las escritoras actuales más destacadas en lengua inglesa. En 2013 le fue otorgado el Premio Nobel de Literatura. Creció en Ontario, en el seno de una familia de granjeros, una experiencia que influyó en gran parte de sus relatos. Es autora de doce volúmenes de relatos, dos antologías y una novela. Además del Nobel ha obtenido distinciones entre las que destacan el National Book Critics Circle Award y el Man Booker International Prize. Además, ha sido traducida a trece idiomas.

Demasiada Felicidad compila 10 relatos que hablan de la naturaleza humana: de la culpa, del dolor, de la pérdida, de matrimonios fallidos, de la muerte, de la soledad. Se trata de historias donde hay heridas, hay rabia de la que golpea el cuerpo y grietas, muchas grietas emocionales.

El escenario de los relatos es la cotidianeidad (como si fuera un personaje más en cada cuento) y los fríos y tranquilos pueblos canadienses.

MIS IMPRESIONES

No hablaré de todos los relatos pues me gustaría invitaros, animaros, a que los descubrais vosotros mismos. 

Dimensiones es el cuento agridulce que abre el libro y habla de una madre que pierde a sus tres hijos de forma inesperada y su viaje de reconstrucción (sanación). Es un relato del que cuesta reponerse. El impacto que te produce no te abandona a medida que avanzas en los siguientes relatos, pero en la resiliencia de la protagonista reside también la dulzura de su lectura.

Pozos profundos plantea si lo que sucede en el presente puede tener su semilla en una experiencia en la infancia. Madera habla de un matrimonio entre bosques canadienses. «Roy echa de menos a la esposa a la que estaba acostumbrado, con sus bromas y energía. Quiere que vuelva, pero no puede hacer nada, salvo tener paciencia con aquella mujer seria y apática que a veces agita una mano delante de la cara como si le molestara una telaraña o se hubiera metido en un zarzal. Sin embargo, cuando se le pregunta si ve bien, asegura que sí.»

Radicales libres es uno de los cuentos más especiales por su ritmo y  tensión. Una mujer recién enviudada y enferma de cáncer se plantea qué hacer con su casa y con todos los objetos que pertenecieron a su marido. Todo cambia cuando recibe una visita inesperada. «El hecho de que fuera a morirse al cabo de un año se empeñaba en no anular el hecho de que podía morirse en aquel mismo momento» p. 150

Demasiada felicidad es el relato que da título al libro. El cuento narra en 60 páginas la vida de Sofia Kovalevski, novelista y matemática rusa, una mujer que se debate entre la sumisión a las normas patriarcales y la reivindicación de su lugar en el mundo. Sofía fue una mujer independiente y liberada, que recorrió toda Europa sin renunciar nunca a su independencia. Empeñada en convertirse en profesora universitaria, consiguió con talento y tesón que contratasen como profesora en la Universidad de Estocolmo. «Recuerda que cuando un hombre sale de una habitación, se lo deja todo en ella —le ha dicho su amiga Marie Mendelson—. Cuando sale una mujer, se lleva todo lo que ha ocurrido allí.» p. 282

Como características de la escritura de Munro destacaría la capacidad de construir historias y la magia de convertir un hecho trivial, casi anecdótico, en una profundísima historia. En todo relato hay un momento arisco, brusco que nos devuelve a la realidad. La vida se presenta a golpe de ciclón que trae el caos. 

En la mayoría de los cuentos, destacan los personajes femeninos, mucho más complejos que los masculinos, tanto en experiencias como en psicología. Otro acierto de la autora es la elección de personajes casi anodinos, que podrían pasar inadvertidos. Alice Munro teje en torno a ellos experiencias que te atrapan y les otorga especialidad. Abunda la tensión narrativa que nunca se resuelve. Todos los personajes tienen experiencias de revelación, pero el lector no siempre accede a ellas de modo explícito, sino que tiene que imaginarlo.

Algo que es de agradecer es el giro inesperado de los relatos y que te dejan con la boca abierta. Cada uno de los relatos te deja pensando, y retrocediendo para volver a leer y darle un significado más completo a tu experiencia lectora. Lo que más disfrutas de estos relatos es que rápidamente entras en las historias y te olvidas del lugar en el que estás (real). En unos pocos minutos la lectora o lector ya forman parte del cuento. 

No se necesita elaborar ni embellecer a los personajes. La vida de la gente es suficientemente interesante si tú consigues captarla tal cual es, monótona, sencilla, increíble, insondable.” —Alice Munro

La atmósfera de los relatos es melancólica, oscura, dramática e incómoda. Además, en conjunto Demasiada Felicidad desprende un halo de “destino fatal”. Como una advertencia de que no se puede escapar del destino y que hay que aceptar la realidad, la vida tal cual es. Asumir el sufrimiento como parte de la vida. 

El ritmo narrativo es suave, lento, como un paseo otoñal sobre las hojarasca de Canadá mientras los rayos de sol van acompañandote. Así el lector penetra en la historia, y disfruta, crea sus expectativas en la mente, saborea el relato.

Cuando terminas este libro, hay una sensación de que nos hemos asomado a la vida de esos personajes y que su vida continúa (aunque tú, como lector, ya no lo puedas leer ni conocer). Así es tal y como describe Munro su proceso de creación de relatos: asomarse a un instante de la vida de esas personas y después, seguir tu camino. 

Con estos cuentos, al igual que hace Raymond Carver, Munro resignifica los detalles. Los convierte en la pieza clave de nuestra existencia. Todo está en los detalles.

Alice Munro es la escritora de relatos más destacada del panorama literario contemporáneo. Ha sido fiel y magistral a este género de cuento/relato, un género (mal) considerado menor.

La descubrí en 2014 y me enamoré perdidamente de su manera de escribir, de su mirada sobre el mundo y la vida, de su elegancia y sencillez. ¡Qué calidad de escritura!

Te animo a que la leas, a que la descubras. Cada uno de sus libros son parecidos y diferentes, así que sigue tu corazón y déjate sorprender.

No te arrepentirás.