Querido Miguel – Natalia Ginzburg

 «Te mando un abrazo y te deseo la mayor felicidad, caso de que la felicidad exista, posibilidad que tampoco hay que descartar del todo»

Segunda lectura de Natalia Ginzburg (1916-1991) tras el buen sabor de boca que me dejó Las pequeñas virtudes hace ya cinco años. Intuí entonces que Ginzburg era de esas autoras a las que es mejor ir saboreando poco a poco. Volver a ella de tanto en tanto para poder paladear (sí, la metáfora de este post es lo relacionado con el sentido del gusto, 😉 ) el buen hacer de la escritura que ofrece. Además, quien siga este blog conoce muy bien mi gusto por no seguir la corriente de lecturas y dejarme llevar por impulsos, intuiciones, improvisaciones y en definitiva, dejarme guiar por mi libertad.

Pero dejemos de hablar de mí y hablemos de Querido Miguel, una novela que me ha dado muy buenos momentos como lectora este verano.

¿Qué puedo decir de Natalia que no hayan dicho ya? Para una semblanza de su persona, recomiendo esta lectura del artículo de la revista digital Letras Libres.

Aquí la breve biografía tomada de la web de la editorial Acantilado.

Natalia Ginzburg (Palermo, 1916 − Roma, 1991) es una de las voces más singulares de la literatura italiana del siglo XX. Publicó en 1934 su primera narración, a la que siguieron obras teatrales—Me casé por alegría (1964; Acantilado, 2018)—, ensayos—Las pequeñas virtudes (1962; Acantilado, 2002), Nunca me preguntes (1970) y Serena cruz o la verdadera justicia (1990; Acantilado, 2010)—y novelas y colecciones de relatos—El camino que va a la ciudad y otros relatos (1942; Acantilado 2019), Y eso fue lo que pasó (1947; Acantilado, 2016), Nuestros ayeres (1952), Valentino (1957), Las palabras de la noche (1961), Léxico familiar (1963), Querido Miguel (1973; Acantilado, 2003), Vita imaginaria (1974) y Domingo (2016; Acantilado, 2021)—, así como la biografía Antón Chéjov (1989; Acantilado, 2006).

La escritura de Ginzburg es pequeña e intensa, ligera y profunda al mismo tiempo. En la última década, Ginzburg ha ganado en reconocimiento, o mejor dicho, ha ganado en visibilidad porque reconocimiento lo tuvo siempre tanto de sus coetáneos como en lectores.

«—Se acostumbra uno a todo —dijo Angélica—. Cuando ya nos hemos quedado sin nada».

La edición que he leído es de Acantilado con la traducción de Carmen Martín Gaite. Querido Miguel se publicó por primera vez en 1973.

Querido Miguel es una novela epistolar, familiar y coral a través de la cual seguimos los acontecimientos de un grupo de personas y también, de un país, de una época, concretamente, principios de los años setenta del siglo pasado en Italia. Miguel es el nexo en común de varios personajes que carta a carta, fragmento a fragmento, nos van hablando de ellos mismos, de su soledad, de sus preocupaciones, de una época y un país. Pero Miguel no es el protagonista, de hecho, de él bien poco saben el resto de personajes aunque siempre le tengan en mente o en la boca. El protagonismo lo alcanzan Adriana, la madre incondicional; Mara Castellari; una amiga con derecho a roce de Miguel, franca y visceral que revoluciona la lectura con su aparición; Osvaldo, el amigo generoso y leal y Angélica, la hermana responsable, obediente y abnegada.

La fuerza de esta novela recae en la veracidad de los personajes. No hay clichés, no hay planos. Todos son un complejo de emociones, vivencias y psicología. Sin duda Natalia era una gran observadora del ser humano y sabía cómo plasmarlo en su escritura.

 «He descubierto que toda la gente te da pena al poco tiempo de conocerla bien. Por eso se está tan a gusto con los desconocidos. Porque no ha llegado todavía ese momento en que te empieza a dar pena de ellos y los empiezas a odiar».

El tema de la familia vuelve a ser el pilar de esta novela y también el amor o desamor. No siempre referido a la vida en pareja, sino también al amor entre hermanos, el amor entre madre e hijo, al amor egoísta, al amor a destiempo, al desencanto en el amor, la nostalgia, la soledad, etc. Querido Miguel va ganando en profundidad e intensidad página a página.

«Yo lo pasaba bien contigo. No sé por qué lo pasaba bien, pero es algo que nunca se entiende por qué lo pasa uno bien con unas personas y con otras se aburre».

En “Mi oficio”, uno de los relatos contenido en Las pequeñas virtudes, Natalia Ginzburg escribe: “hay un rinconcito de mi alma donde sé muy bien y siempre lo que soy, es decir, una escritora pequeña, muy pequeña. Juro que lo sé. Pero no me importa mucho. […] Prefiero creer que nadie ha sido nunca como yo, por pequeña escritora que yo sea, aunque como escritora sea una pulga o un mosquito”. 

Ginzburg es una gran escritora, capaz de contar la intimidad y el paso del tiempo con la sencillez adecuada y seguir mostrando su extraordinario don para hilvanar palabras e historias inolvidables como la de Querido Miguel. sin duda: la recomiendo absolutamente.

Portada de la edición de Acantilado. Tomada de la web de la editorial.

Sinopsis para quien esté interesado/a:

Este libro nos presenta la historia de un hijo perdido, Miguel, que abandonó de joven su familia, que se casó en un país lejano y que, tras una vida poco ordenada, murió en otro país lejano en circunstancias poco claras. Su madre podrá llorarlo, pero no entender sus secretos. Retomando una vieja forma narrativa, la novela epistolar, Natalia Ginzburg enhebra con maestría asuntos nucleares de su quehacer literario: la relación entre generaciones y la proximidad y lejanía de lo humano. Si bien esta novela se sitúa bajo el signo de la dispersión de los sentimientos y de su incomunicabilidad, apunta, por encima de todo, a la soledad esencial y su vacío.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .