En defensa del buzón

Hoy en día pasan desapercibidos, aguardan olvidados a que alguien les preste algo de atención, la lluvia oxida sus formas y sus dueños apenas podrían recordar cuándo fue la última vez que los abrieron; pero hubo un tiempo en que los buzones albergaban la ilusión de nuestros hogares. ¿Quién no sonreía sorprendido al abrir elSigue leyendo “En defensa del buzón”