Primeras líneas de…Un libro de mártires americanos

  “Dí una sola palabra y mi alma será salva*. El Señor me dio la orden. En todo lo acontecido no vaciló su mano. Se oyeron gritos: —¡Atrás! Apunté en primer lugar a Voorhees. El médico abortista dijo con voz ronca y cortante: —¡Atrás! ¡Baje esa arma! Y otro gritaron:  —¡No! ¡No! El señor ejecutó… Leer más Primeras líneas de…Un libro de mártires americanos